Cómo minimizar una ventana para colocar en la bandeja

Puede que Microsoft Windows no sea tan modificable como Linux, pero es bastante personalizable. Esto incluye incluso las cosas más simples y aparentemente más triviales que puedan parecer grabadas en el último sistema operativo de Microsoft. En realidad, si no sabe dónde buscar, Windows puede resultar un poco abrumador, pero saber cómo configurar y usar cosas como la barra de tareas y la bandeja del sistema correctamente puede demostrarle que es fácil mantener el control.

Usted probablemente sabe todo acerca de la bandeja del sistema en Windows, pero ¿sabía usted que puede hacer que casi cualquier programa y ventanas sigan trabajando en la bandeja? Si usted no sabía de esta opción de personalización, no podrá obtener suficiente de ella.

Índice

Quitar una carga de la barra de tareas

Así que, como sabe, por defecto, cuando minimiza un programa o una ventana, termina en la barra de tareas. Una vez minimizada, una ventana se puede restaurar fácilmente con un simple clic del ratón (o toque en la pantalla). Como usuario de Windows, sin embargo, es probable que ya sepa lo rápido que se puede llenar la barra de tareas, casi tan rápido como se amontonan las pestañas del navegador.

Minimizar algunas (o todas) las aplicaciones en el área de la bandeja del sistema (al lado del reloj, ya sabes cuál) puede ayudar mucho aquí. No deje que Windows decida por usted sus preferencias, ¡aprenda a hacerlo usted mismo!

Descargar una aplicación

Desafortunadamente, esta función no está integrada en Windows. Pero existen soluciones alternativas. Aquí hay algunas aplicaciones útiles que le ayudarán a quitar la carga de su barra de tareas:

  1. RBTray – Bastante ligero y fácil de usar. Una vez instalado, al hacer doble clic en él, se activará en segundo plano. Tan simple como eso.
  2. MinimizeToTray – Este toma alguna configuración, pero las opciones que ofrece valen más que la pena. Por un lado, puedes hacer una lista de aplicaciones que quieras minimizar a la bandeja. Los otros seguirán minimizando la barra de tareas, lo que es bastante impresionante para evitar el desorden del espacio de trabajo virtual.

¿Por qué minimizar la bandeja?

Minimizar una aplicación o ventana a bandeja tiene beneficios únicos que pueden reflejarse directamente en el rendimiento de su trabajo o en el de su propio PC. No se equivoque, minimizar la bandeja puede beneficiar tanto a las personas que dependen en gran medida de los ordenadores para su trabajo, como a aquellos que utilizan el PC de una manera más informal.

Computadoras de trabajo

Si la mayoría de las veces trabaja en un PC, lo más probable es que el desorden del espacio de trabajo virtual sea un gran problema para usted. Incluso si tiene dos o más pantallas conectadas, el desorden de iconos minimizado puede obstaculizar su productividad o influir negativamente en su trabajo de alguna otra manera.

Por otro lado, y esto es especialmente cierto si su trabajo se basa en el uso de software que no es indulgente con su hardware, minimizar la bandeja puede y hará que su PC trabaje más rápido. Minimizar las aplicaciones en la bandeja reducirá su impacto en el sistema.

Uso Casual

Como usuario ocasional de un PC, o alguien cuyo trabajo sólo depende en parte de trabajar en un ordenador, puede que no le importe tanto minimizar el desorden. Pero no estaría de más mantener el equipo en perfectas condiciones y con un rendimiento del 100% en todo momento, independientemente de lo que haga.

Bueno, las ventanas minimizadas son sólo eso: minimizadas. Siguen siendo una carga para su CPU y RAM.

Esto es especialmente importante para los aficionados al juego. Puede que no te importe la estética de tener muchas ventanas abiertas, pero cuando tu juego empiece a tartamudear y a retrasarse, agradecerás la opción de minimizar a la bandeja del sistema.

Minimizar las ventanas de su navegador

Mientras que las aplicaciones mencionadas son bastante buenas, pero si la mayoría de tu trabajo gira en torno a la navegación por la web, no necesitas realmente las aplicaciones para empezar. ¿Sabías que puedes minimizar tanto Firefox como Chrome en la bandeja usando extensiones geniales para cada uno de los dos navegadores? Puedes hacer exactamente eso, lo que es especialmente impresionante para aquellos que no son fanáticos de descargar aplicaciones de terceros a sus computadoras.

Pensamientos finales: ¿la barra de tareas o la bandeja?

Depende de usted, en realidad, pero ¿por qué usar sólo una de las dos soluciones de minimización? Cuando se combinan, los dos pueden convertirse en verdaderos rompedores de desorden, así que úsalos juntos para hacer que tu trabajo se desarrolle sin problemas. He aquí una idea: utilice la barra de tareas para aplicaciones que no sean demasiado exigentes para su CPU y RAM, y asigne el software más exigente a la bandeja.

¿Tienes otros combos geniales que puedan ayudar a la gente a sacar el máximo provecho de sus escritorios virtuales? ¿Cómo se utiliza la combinación de bandeja y barra de tareas? Siéntase libre de publicar sus propios consejos y trucos de productividad en la sección de comentarios a continuación!

En muchas ocasiones, mientras trabajamos en nuestro ordenador, necesitamos tener varias ventanas abiertas al mismo tiempo para poder realizar nuestras tareas. Sin embargo, puede resultar un poco incómodo tener todas las ventanas ocupando espacio en nuestra pantalla, especialmente cuando queremos enfocarnos en una tarea en particular. Por eso, en este artículo te enseñaremos cómo minimizar una ventana para colocarla en la bandeja del sistema, de manera que puedas tenerla a mano y recuperarla fácilmente cuando la necesites.

10 consejos prácticos para minimizar las ventanas en tu ordenador

Si eres de los que trabajan con varias ventanas abiertas en su ordenador y te cuesta encontrar la que necesitas en ese momento, este artículo te ayudará a minimizarlas y colocarlas en la bandeja para tener un acceso más rápido y organizado. Sigue estos 10 consejos prácticos para minimizar las ventanas en tu ordenador:

  1. Usa la combinación de teclas «Windows + D» para minimizar todas las ventanas y mostrar el escritorio. Luego, selecciona la ventana que deseas minimizar y arrástrala hacia la bandeja de sistema, ubicada en la esquina inferior derecha.
  2. Utiliza el botón de minimizar que se encuentra en la esquina superior derecha de cada ventana. Al hacerlo, la ventana se reducirá a un icono en la barra de tareas, que también se ubica en la parte inferior de la pantalla.
  3. Aprovecha el uso de múltiples escritorios en Windows 10 y macOS. Estos te permiten tener distintos espacios de trabajo organizados, donde puedes minimizar las ventanas de cada tarea y cambiar de escritorio según lo necesites.
  4. Usa la opción de «anclar» las aplicaciones en la barra de tareas. Al hacerlo, podrás tener acceso a las aplicaciones con solo un clic y minimizarlas fácilmente desde allí.
  5. Emplea la función de «snapping», que permite dividir la pantalla en dos partes iguales para trabajar con dos ventanas al mismo tiempo. Luego, puedes minimizarlas en la bandeja de sistema.
  6. Usa atajos de teclado para minimizar las ventanas. Por ejemplo, «Alt + Espacio + N» en Windows y «Command + M» en macOS.
  7. Organiza tus ventanas por tareas y minimiza solo las que no estás utilizando en ese momento. De esta manera, podrás acceder rápidamente a las que necesites sin tener que buscar entre varias ventanas minimizadas.
  8. Utiliza aplicaciones de terceros que te permiten minimizar varias ventanas a la vez, como «Minimize to Tray» o «4t Tray Minimizer».
  9. Desactiva la vista previa de las ventanas al pasar el cursor sobre los iconos en la barra de tareas. Esto evitará que se acumulen varias vistas previas de ventanas minimizadas y te permitirá acceder más rápidamente a las que necesites.
  10. Elimina aplicaciones innecesarias que estén ocupando espacio en la barra de tareas y minimizando ventanas que no utilizas. Mantén solo las que necesitas para trabajar de manera eficiente.

Aplica estos consejos en tu día a día y verás cómo tu trabajo en el ordenador se vuelve más eficiente y organizado. No pierdas más tiempo buscando ventanas minimizadas, minimízalas en la bandeja de sistema y accede a ellas con solo un clic.

5 técnicas efectivas para reducir el tamaño de la pantalla del ordenador

Si eres de las personas que trabajan con varias ventanas abiertas al mismo tiempo, es probable que en algún momento necesites minimizar una de ellas para colocarla en la bandeja de tareas. A continuación, te presentamos 5 técnicas efectivas para reducir el tamaño de la pantalla del ordenador y facilitar la organización de tus ventanas:

1. Utiliza el botón de minimizar

Esta es la forma más sencilla de minimizar una ventana. Solo necesitas hacer clic en el botón «-» ubicado en la esquina superior derecha de la ventana. La ventana se reducirá y se colocará en la bandeja de tareas.

2. Usa la combinación de teclas «Windows + D»

Esta combinación de teclas minimiza todas las ventanas abiertas en el escritorio de una sola vez. Para volver a mostrar las ventanas, basta con volver a pulsar la misma combinación de teclas o hacer clic en la ventana que desees ver.

3. Arrastra la ventana hacia la parte inferior de la pantalla

Si arrastras la ventana hacia la parte inferior de la pantalla, se reducirá automáticamente y se colocará en la bandeja de tareas. Esta técnica es muy útil cuando estás trabajando con varias ventanas y necesitas minimizarlas rápidamente.

4. Utiliza el botón derecho del ratón sobre la barra de tareas

Si haces clic con el botón derecho del ratón sobre la barra de tareas, aparecerá un menú con varias opciones. Selecciona «Mostrar escritorio» y todas las ventanas se minimizarán. Para volver a mostrarlas, solo necesitas hacer clic en la ventana que desees ver.

5. Usa aplicaciones de terceros

Existen muchas aplicaciones de terceros que te permiten minimizar tus ventanas de forma más eficiente. Por ejemplo, puedes utilizar «Fences» para organizar tus ventanas en grupos y minimizarlas todas de una sola vez.

Con estas 5 técnicas efectivas para reducir el tamaño de la pantalla del ordenador, minimizar una ventana para colocar en la bandeja será mucho más fácil y rápido.

Guía completa para anclar una ventana en Windows: ¡Aprende cómo hacerlo en pocos pasos!

Si eres de los que trabaja con muchas ventanas abiertas en Windows, seguro te habrás encontrado con la situación en la que necesitas minimizar una ventana para colocarla en la bandeja. Esto puede ser una tarea tediosa y que consume tiempo, pero hay una solución más rápida y eficiente: anclar la ventana en la barra de tareas.

¿Qué es anclar una ventana?

Anclar una ventana en la barra de tareas significa que la ventana se mantendrá siempre visible en la barra, sin importar si está minimizada o abierta. De esta manera, podrás acceder rápidamente a la ventana y no tendrás que buscarla entre las otras ventanas abiertas.

¿Cómo anclar una ventana en Windows?

A continuación, te presentamos una guía completa para anclar una ventana en Windows en pocos pasos:

Paso 1: Abre la ventana que deseas anclar

Abre la ventana que deseas anclar en Windows.

Paso 2: Haz clic derecho en la barra de tareas

Haz clic derecho en la barra de tareas en la parte inferior de la pantalla.

Paso 3: Selecciona «Anclar a la barra de tareas»

En el menú que se despliega, selecciona «Anclar a la barra de tareas».

Paso 4: Confirma que la ventana está anclada

Verifica que la ventana se ha anclado correctamente en la barra de tareas. La ventana debe aparecer ahora como un icono en la barra.

¿Cómo desanclar una ventana en Windows?

Si deseas desanclar una ventana de la barra de tareas en Windows, sigue estos pasos:

Paso 1: Haz clic derecho en el icono de la ventana en la barra de tareas

Haz clic derecho en el icono de la ventana que deseas desanclar en la barra de tareas.

Paso 2: Selecciona «Desanclar de la barra de tareas»

En el menú que se despliega, selecciona «Desanclar de la barra de tareas».

Paso 3: Confirma que la ventana se ha desanclado

Verifica que la ventana ya no está anclada en la barra de tareas.

7 pasos sencillos para fijar una ventana en la pantalla – Guía completa

Cuando trabajamos en nuestro ordenador, muchas veces necesitamos tener varias ventanas abiertas al mismo tiempo. A veces, estas ventanas pueden ser muy grandes y ocupar mucho espacio en nuestra pantalla, lo que puede resultar incómodo y dificultar nuestra tarea. Por suerte, existe una función que nos permite fijar una ventana en la pantalla, de modo que se mantenga siempre visible y no moleste al trabajar con otras ventanas. En este artículo te mostramos los 7 pasos sencillos para fijar una ventana en la pantalla.

Paso 1: Abre la ventana que quieres fijar

Lo primero que debes hacer es abrir la ventana que quieres fijar en la pantalla. Puede ser cualquier ventana, ya sea de un programa, una carpeta o una página web.

Paso 2: Haz clic en el botón de maximizar

A continuación, haz clic en el botón de maximizar de la ventana. Este botón se encuentra en la esquina superior derecha de la ventana y tiene el símbolo de dos cuadrados superpuestos. Al hacer clic en este botón, la ventana se expandirá y ocupará toda la pantalla.

Paso 3: Arrastra la ventana a la posición deseada

Una vez que la ventana esté maximizada, arrástrala a la posición deseada en la pantalla. Puede ser en cualquier lugar, ya sea en el centro, en la esquina superior izquierda o en la parte inferior derecha.

Paso 4: Haz clic en el botón de fijar ventana

Para fijar la ventana en la pantalla, haz clic en el botón de fijar ventana. Este botón se encuentra en la barra de tareas, al lado del botón de minimizar y de maximizar. Tiene el símbolo de una hoja con una chincheta. Al hacer clic en este botón, la ventana se fijará en la posición en la que la dejaste.

Paso 5: Comprueba que la ventana esté fijada

Una vez que hayas fijado la ventana, comprueba que esté fijada correctamente. Para ello, intenta moverla arrastrándola con el ratón. Si está fijada, no se moverá de su posición. También puedes hacer clic en el botón de maximizar para comprobar que la ventana sigue ocupando toda la pantalla.

Paso 6: Minimiza la ventana para colocar en la bandeja

Si necesitas minimizar la ventana para colocarla en la bandeja, simplemente haz clic en el botón de minimizar. Este botón se encuentra en la esquina superior derecha de la ventana y tiene el símbolo de un guion. Al hacer clic en este botón, la ventana se minimizará y se colocará en la bandeja.

Paso 7: Desfijar la ventana

Si en algún momento necesitas desfijar la ventana, simplemente haz clic en el botón de desfijar ventana. Este botón se encuentra en la barra de tareas, al lado del botón de minimizar y de maximizar. Tiene el símbolo de una hoja con una chincheta abierta. Al hacer clic en este botón, la ventana dejará de estar fijada y podrás moverla y maximizarla como antes.

Siguiendo estos 7 pasos sencillos, podrás fijar y desfijar ventanas con facilidad y mejorar tu productividad en el ordenador.

En conclusión, minimizar una ventana para colocarla en la bandeja es una tarea muy sencilla que puede ser realizada en pocos segundos. Utilizando los métodos mencionados en este artículo, podrás minimizar cualquier ventana en tu ordenador y disfrutar de una pantalla más organizada y libre de desorden. No dudes en probar estas técnicas y verás cómo tu productividad aumenta al tener un escritorio más ordenado.
Minimizar una ventana es una acción muy útil para mantener nuestro escritorio organizado y eficiente. Colocar la ventana minimizada en la bandeja del sistema es una opción muy práctica, ya que nos permite acceder a ella rápidamente cuando la necesitemos. Para minimizar una ventana, podemos hacer clic en el botón correspondiente en la esquina superior derecha de la ventana o utilizar el atajo de teclado «Windows + M». Una vez minimizada, podemos arrastrar la ventana hacia la bandeja del sistema y soltarla allí. De esta forma, la ventana se minimizará en la bandeja y podremos restaurarla fácilmente haciendo clic en su icono. En resumen, minimizar ventanas y colocarlas en la bandeja del sistema es una técnica muy útil para mantener nuestro escritorio organizado y mejorar nuestra productividad.